Conversando sobre el futuro y Relathia en tiempos de coronavirus

Una conversación sobre la situación actual durante la pandemia del coronavirus COVID-19 con Elena Pisonero, fundadora de Relathia, un proyecto con el que se plantea generar una inteligencia colectiva

Vuelve la actividad al blog de GestionComplejidad, después de una breve ausencia, vuelvo con la idea de publicar aquí una pequeña colaboración con el proyecto de Elena Pisonero, RELATHIA, una iniciativa con la que se pretende generar una inteligencia colectiva con la que aportar “faros” de conocimiento, aprovechando el momento actual de pandemia por el coronavirus COVID-19. La colaboración se basa en una conversación entre los dos.

Conversando

La conversación de Elena Pisonero y Pablo López mantienen, se centra en la situación actual de la sociedad con todos los retos que tiene por delante, así como por la preocupación por el cambio de época, y la falta de conocimiento que tiene la sociedad ante la nueva situación, no ya la situación que viene, sino en la que está inmersa de lleno.

Las preocupaciones ante los diversos retos de gran calado, que tiene ahora la sociedad (geopolítica, integración de la sociedad con las tecnologías disruptivas, cambio climático, etc), están ahí desde finales del siglo XX, y van creciendo de forma paulatina. Un evento importante como la actual pandemia, es el que plantea nuevamente esas preocupaciones, aunque ahora de forma brusca, y también con la visión de claros riesgos.

Esta pandemia mide y tensa las costuras de la economía, la política y la sociedad. Todo apunta, una vez que haya pasado todo esto, a que habrá muchas cuestiones que no volverán a ser como antes. Estamos en una sociedad cada vez más compleja, una economía entrelazada como nunca, y compartido todo esto con un estado de la tecnología con enfoques disruptivos, que aún no han sido asimilados por la versión analógica, que es la a día de hoy somos.

De forma aislada se comprende y se han sumado a nuestra realidad más inmediata 1.0, las versiones 2.0, 3.0 y 4.0 de la tencnología, sin haber apenas tiempo para que se asimilen unas a las otras, y para que la sociedad tenga una panorámica global.

COVID-19 (Coronavirus)

El COVID-19, coronavirus, ha generado una crisis sanitaria, sin precedentes desde la segunda guerra mundial, el confinamiento social que ahora viven las sociedades de gran parte de la tierra, está empezando a generar una crisis económica en todo el planeta, de la que en estos momentos no se está en disposición de vislumbrar el alcance.

Hay una tercera posible crisis que hasta ahora no se ha producido, es una crisis social. La alta conectividad, las comunicaciones y las redes sociales han conseguido unir a millones de personas, aunque éstas estén encerradas en sus casas. Se innova, se crean propuestas, la gente disipa sus miedos y expande su solidaridad debido a esa conexión virtual con el resto del mundo. Elena y Pablo se plantean la pregunta y reflexionan sobre lo que pasaría si ahora un virus informático consiguiera anular parte de esa comunicación ciudadana…

Llegados a este punto, más que nunca es el momento de actuar:

¿Ante qué estamos?

– Ante un cambio de época. No es una crisis, es un nuevo modelo de funcionamiento, que ahora, justo en estos momentos se va a acelerar. El siglo XXI comenzará durante los siguientes diez años desde que se solucione la crisis sanitaria creada por el coronavirus COVID-19.

¿Cuál es el riesgo?

Son varios, pero uno importante es que la sociedad no es consciente de ello. Más importante aún es que los gestores (tanto públicos como privados), en gran parte tampoco lo son y otra pequeña parte, sí lo es, pero carece de elementos de juicio o actuación para transitar por esos nuevos mares. No hay cartas de navegación… 

¿Qué va a pasar?

No se sabe, pero hay lugar para la esperanza. Siempre ha habido exploradores que han transitado por lugares desconocidos y han ayudado a dibujar mapas y han aportado información valiosa. Hoy en día vivimos, no ya en la sociedad de la información, si no en la sociedad del conocimiento. Estamos hiper-conectados, y quizás preparados para generar una “inteligencia colectiva” que ayude a comprender primero y aportar soluciones después. No olvidemos que una de las definiciones de inteligencia es la capacidad de actuar y reaccionar ante las nuevas situaciones.

¿Qué se puede hacer?

En la conversación entre Elena Pisonero y Pablo López, Elena propone una iniciativa en la que ya lleva trabajando un tiempo y de la que es fundadora. Se llama “Relathia”, esta iniciativa consiste en una plataforma para aportar reflexión y conocimiento transversal. Esta plataforma bien podría ser una pequeña “nave” en la que embarcar a todos aquellos exploradores, cuya misión es transitar el horizonte e ir colocando “faros” de conocimiento en todos aquellos puntos por los que es necesario navegar.

Relathia

Elena comparte con Pablo la explicación de su proyecto, y ambos reflexionan sobre cómo podría ser y cómo se podría orientar. Un lugar de encuentro interdisciplinar, transversal en el conocimiento. Una plataforma que con toda humildad aportará píldoras y “faros” de reflexión, conocimiento, y posiblemente líneas de actuación, cuyo objetivo es ayudar a comprender la complejidad de la nueva era social, política y económica que ya estamos transitado. Todas estas ideas y reflexiones estarán conectadas con el papel de la tecnología, y muchas de ellas tendrán implicaciones geopolíticas.

No es posible vivir momentos de incertidumbre sin conocimiento. Éste es a la sociedad lo que el alimento al cuerpo. Nadie piensa que un cuerpo viva sano sin una adecuada alimentación. Paralelamente, podríamos decir que para que nuestra sociedad se desarrolle de una forma sana, necesita un adecuado conocimiento que nos libre de agentes patógenos, más allá de los virus…

 
Sobre LopdelPablo 34 artículos
Mi nombre es Pablo López, soy consultor e ingeniero aeronáutico, mi vida profesional está dedicada al estudio, análisis y síntesis del complejo sistema de gestión de tráfico aéreo. En la actualidad ejerzo como inspector de aviación civil, así como formador y experto técnico evaluador de proyectos de I+D+i. Paralelamente, dedico mi tiempo a la conexión del cuerpo conceptual relativo a la visión sistémica y los sistemas complejos, con la gestión de la complejidad y su aplicación a las necesidades actuales en los diferentes ámbitos socio-técnicos.

2 comentarios

Me gustaría saber tu opinión. Deja un comentario