Un mundo después de la pandemia COVID-19

¿Cómo quedará nuestra sociedad una vez que el virus COVID-19 sea superado? Reflexión publicada en Relathia: hacia una sociedad inteligente…

Éste es el segundo de los post que he realizado en colaboración con el proyecto Relathia, fundado por Elena Pisionero, el cual comparto también aquí, en mi proyecto personal “GestionComplejidad”.

– A ver si pasa todo esto y volvemos a la normalidad -, dicen unos. Otros, mientras hablamos con nuestros familiares durante estos días de cuarentena decimos: – Cuando retiren el estado de alarma, ¡que ganas de volver a viajar!

También los analistas financieros, después del desplome de los principales índices bursátiles recomiendan fuerte compra, por ejemplo, de IAG debido al precio de “saldo” en el que finalmente han quedado las acciones de algunos de los valores.

Todos creen o creemos que la crisis del COVID-19 es un punto y seguido en nuestro día a día, de la economía, de la sociedad… Otros piensan o pensamos que esta crisis es un punto disruptivo, de inflexión, el inicio de una nueva era.

A estas alturas no hay dudas de que vivimos en una sociedad interconectada y cada día más interdependiente. Vivimos en una sociedad cada vez más compleja. Por otra parte, los comportamientos de los sistemas complejos son difícilmente predecibles.

¿De veras pensamos que los cambios inducidos en casi todos los países del mundo, a consecuencia del COVID-19, permitirán que, una vez haya pasado la crisis sanitaria, todo se reinicie al punto inmediatamente anterior pre-crisis?

Artículo John Gray

El domingo 12 de abril, en El PAÍS, se publicó el siguiente artículo de John Gray:

Adiós globalización, empieza un mundo nuevo. O por qué esta crisis es un punto de inflexión en la historia: La hiperglobalización de las últimas décadas se acaba. El capitalismo liberal está en quiebra, asegura el prestigioso filósofo político británico John Gray. Asistimos a un punto de inflexión histórico”

En este más que interesante artículo, que desde Relathia se recomienda leer, John Gray analiza y desgrana, lo que, según él, serán las claves de nuestra globalizada sociedad, en un mundo post-coronavirus. Una nueva era por comenzar.

No voy a repasar los puntos del artículo, que ya está publicado, pero sí que me gustaría basarme en el mismo, para reflexionar sobre varios aspectos en los que John Gray también se detiene:

Sociedad post-coronavirus (COVID-19)

En relación a la sociedad post coronavirus, cabe destacar que habrá un aumento de la vida virtual, de la que ya se disponía de la tecnología necesaria, pero que estas semanas de confinamiento han hecho de laboratorio gigante en el que poner a todas estas tecnologías juntas a prueba.

Se están celebrando reuniones de trabajo, fiestas de cumpleaños y asistencia a eventos culturales, sin salir de casa. Por otra parte, es muy probable que en los próximos años se reduzca la movilidad relativa al turismo, que vendrá de dos direcciones, a saber: la auto-contención por una parte de los propios viajeros, y por otra, el aumento de restricciones en sus fronteras por parte de los países.

Todo esto traerá inevitablemente cambios económicos en el “tejido productivo” de muchos países, en el sentido de cambios de influencia y peso específico de los diferentes ámbitos sectoriales. Debido al desarrollo actual de la tecnología, así como al cambio de patrones, no quiero dejar de mencionar un posible aumento de la producción horizontal y descentralizada en detrimento de la producción vertical y centralizada.

Globalización

Según Gray la globalización sufrirá un efecto frenada: La era del apogeo de la globalización ha llegado a su fin. Un sistema económico basado en la producción a escala mundial y en largas cadenas de abastecimiento se está transformando en otro menos interconectado, y un modo de vida impulsado por la movilidad incesante tiembla y se detiene. Nuestra vida va a estar más limitada físicamente y a ser más virtual que antes. Está naciendo un mundo más fragmentado, que, en cierto modo, puede ser más resiliente.”

La globalización ha llevado progreso a muchos rincones del planeta, ha sacado de la pobreza a millones de ciudadanos de la aldea-global. También ha tenido efectos de alguna manera perversos, ya que reduce la diversidad, en términos de sistemas complejos, reduce la variabilidad.

Así mismo, y según los análisis de Gray, la globalización ha provocado que muchos países pierdan el control sobre producciones que pudieran resultar estratégicas para sus intereses, en favor de un liberalismo económico. Ahora, con la crisis del COVID-19 es muy probable que se revierta esta tendencia, con un aumento del proteccionismo económico e intervención de los estados.

Geopolítica

La crisis sanitaria (COVID-19) va a acelerar unos procesos que ya se estaban gestando, pero con la brusca aparición de la crisis económica, muy probablemente se plasmará en los próximos años un nuevo orden económico y político mundial. Gray apunta que medio oriente perderá peso y en cambio lo ganará China y el resto del sudeste asiático.

La Unión Europea, una vez más evidencia sus debilidades y en sus propias palabras: “Si la Unión Europea sobrevive, puede que se parezca al Sacro Imperio Romano en sus años finales, un fantasma que subsiste durante generaciones mientras el poder se ejerce en otro lugar.”

Por otra parte, Rusia es más que probable que gane peso, así como la pérdida de hegemonía mundial de EEUU.

En definitiva, la geopolítica a partir de ahora, no parece que vaya a escapar al aumento de complejidad del mundo actual. El orden mundial próximo será más parecido al mundo VUCA, que a la estabilidad a la que estábamos acostumbrados desde la II Guerra Mundial.

¿Más estado, nacionalismo o populismo?

De la lectura del artículo de Gray se extrae al aumento del papel del estado en la vida política, social y económica en los países, con un apuntalamiento de los servicios públicos, los cuáles se han ido adelgazando durante las dos últimas décadas. Las costuras de los sistemas públicos se están viendo en varios países, lo cual está siendo crucial a la hora de establecer respuestas ante la pandemia.

No obstante, mi impresión particular, es que, en este sentido aparece una gran incertidumbre entre si más estado, o bien el resurgir de los nacionalismos, incluso un gran auge de los populismos.

Otra vez según Gray: “La textura de la vida cotidiana ya ha cambiado. En todas partes existe un sentimiento de fragilidad”, en consecuencia, y una vez pasada la crisis sanitaria, todo depende de la respuesta que los diferentes gobiernos den a la pandemia.

Finalmente, y aunque me repito, me animo a afirmar que no es posible enfrentarse a la incertidumbre sin conocimiento. Ahora más que nunca se hace necesario establecer “faros de conocimiento” que ayuden a crear una inteligencia colectiva, con la que poder navegar por este futuro post-coronavirus.

Reflexionando sobre cómo podrá ser la sociedad post-coronavirus os dejo. Os espero próximamente!!

 
Sobre LopdelPablo 33 Artículos
Mi nombre es Pablo López, soy consultor e ingeniero aeronáutico, mi vida profesional está dedicada al estudio, análisis y síntesis del complejo sistema de gestión de tráfico aéreo. En la actualidad ejerzo como inspector de aviación civil, así como formador y experto técnico evaluador de proyectos de I+D+i. Paralelamente, dedico mi tiempo a la conexión del cuerpo conceptual relativo a la visión sistémica y los sistemas complejos, con la gestión de la complejidad y su aplicación a las necesidades actuales en los diferentes ámbitos socio-técnicos.

Sé el primero en comentar

Me gustaría saber tu opinión. Deja un comentario