Tecnologías disruptivas: Inteligencia Artificial, un aumento de la complejidad

La Inteligencia Artificial y el papel que juegan las tecnologías disruptivas en el contexto socioeconómico. Efectos que dichas tecnologías ejercen en el entorno

Sandra es una niña de 8 años, está jugando en la tablet de su padre con una aplicación de robótica en la que, con sencillos programas consigue que un robot vaya moviendo cajas dentro de una galería industrial.

Su padre, que está sentado a su lado leyendo un libro sobre el futuro del trabajo, le pregunta:

– Hija, de mayor ¿qué vas a querer ser?, ¿en qué vas a querer trabajar?, el padre que espera una respuesta obvia, como por ejemplo – “Ingeniera de robots”, recibe una pregunta como respuesta.

– ¿Qué es el trabajo papá?, pregunta Sandra.

– El trabajo es aquello que las personas hacemos para ganar dinero, es decir, satisfacemos necesidades de otras personas a cambio de cobrar un dinero.

– Ah!, espetó Sandra, entonces no seré nada, no tendré trabajo. Lo que me explicas lo harán los robots, ahora estoy jugando a eso, mira!

Introduciendo la idea

El mundo se globaliza, el presente se mueve, nuestra sociedad se convierte en “líquida”. Cuando miramos al futuro, parece que éste se comprime, y la incertidumbre se extiende… tú que eres o no, un profesional y desde tu perspectiva seguro que alguna vez te habrás preguntado, ¿qué está pasando?.

Hoy os invito a una reflexión sobre el mundo que se avecina, y que en cierta medida ya está aquí. Una reflexión sobre qué pasará en nuestras vidas con la confluencia de todas esas tecnologías como la Inteligencia Artificial, Internet de las Cosas, el desarrollo del transporte autónomo como los drones o los coches sin conductor, etc.

Una transformación silenciosa y sin precedentes está envolviendo nuestra sociedad. ¿Cómo va a ser el futuro?, ¿Cuál será el efecto sobre nuestras vidas?, si soy un escéptico tecnológico, ¿me debo preocupar?, si soy un utópico tecnológico, ¿debo confiar a ciegas en sus bondades?.

Un mundo más complejo

La cuestión del efecto de la tecnología ya lo hemos tratado en alguna ocasión en este blog, concretamente os enlazo el siguiente artículo: “Globalización, conectividad, información: Complejidad Tecnológica II“.

En este artículo se trataba de los efectos que la tecnología tenía sobre la complejidad. Un breve extracto:

No voy a aseverar nada, pero en mi humilde opinión: A través de estas tres puertas es por donde fluye la complejidad como consecuencia de la tecnología.

  • La globalización es una consecuencia directa de determinados tipos de tecnología, sobre todo las que tienen que ver con las comunicaciones y sus infraestructuras. Por una parte, se podría decir que la tecnología fomenta la globalización, y por otra parte, esa globalización nos presiona en forma de complejidad del entorno. Interesante bucle, ¿verdad?
  • La conectividad genera los nodos de la red. Te conecta al sistema!
  • ¿La tecnología genera información?, Quizás generarla no, pero propiciarla es indudable, y por otra parte procesarla. Imaginad una fábrica en la que sus productos están todos sensorizados y está recibiendo constantemente datos sobre ellos, fallos, cambios… etc. La información es el ADN del sistema, es su “código genético”.

Pues bien, con este extracto aunque esté sacado un poco de contexto, se pretendía argumentar en el sentido de que la tecnología, uno de los efectos sistémicos sobre el entorno es la creación de complejidad.

La tecnología genera complejidad en las organizaciones, en la industria y en la sociedad. En definitiva, la tecnología nos aumenta la complejidad..!

El futuro no se predice

En consecuencia a lo anterior, ¿qué podemos decir al respecto de las preguntas lanzadas al principio del artículo?. En mi opinión poca cosa.

Si consideramos ahora nuestro presente y nuestro entorno como un sistema complejo, es difícil hacer predicciones del futuro, ya que una de las características de un sistema complejo, es que su evolución es impredecible.

Del futuro lo único que se puede decir es, que no se puede predecir

Se hace necesario por tanto convivir con la incertidumbre. No obstante, sí que sería posible, en cierto aspectos aventurarnos con estimaciones. Por ejemplo ante las siguientes preguntas:

  1. ¿Tiene razón Sandra con que en el futuro no habrá trabajo?
  2. Los utópicos tecnológicos, ¿están en lo cierto cuando opinan que el desarrollo de la Inteligencia Artificial no hace falta controlarlo porque solo traerá bondades a la sociedad?.
  3. Por el contrario, los escépticos tecnológicos, ¿están en lo cierto cuando prevén un futuro incierto para la humanidad? Uso malévolo de la tecnología.
  4. Habrá una Inteligencia Artificial General que supere a la inteligencia humana?
  5. Y haciendo un poco de pregunta-ficción. Esta AGI con siglas en inglés, ¿se hará con el control del mundo?, ¿qué sucederá con los humanos?

Pues bien, estas preguntas que todos nosotros, de una u otra forma nos hacemos, y que están totalmente de actualidad, son posibles efectos que el desarrollo tecnológico tiene o tendrá en la sociedad.

En mi opinión, y haciendo uso de la estimación, el efecto más fácil para aventurarse es la predicción de Sandra, con la probable y paulatina desaparición del trabajo, al menos tal y como lo conocemos hoy.

Por otra parte, ¿a quien hacemos caso?, ¿a los utópicos o a los pesimistas tecnológicos?.

Yo diría que a los dos, porque los dos quizás tengan parte de razón y para anticiparse a esa incertidumbre habrá que trabajar con todo el abanico de posibilidades. Hago mención de OpenAI como la Fundación creada con el objeto de desarrollar investigación sobre una IA beneficiosa y segura para la sociedad.

Tecnologías disruptivas e Inteligencia Artificial

Ante las dos últimas preguntas anteriores, por mi parte y haciendo un ejercicio de sinceridad, tengo que decir que siento inquietud. Inquietud ante las incertidumbres que tenemos en el horizonte por el desarrollo de las tecnologías disruptivas y la Inteligencia Artificial.

El desarrollo constante de la automatización y la IA tal y como la conocemos actualmente, solo se consideran los algoritmos matemáticos para una capacidad de decisión limitada.

Este desarrollo, por una parte lanzará a una parte de la población fuera del mercado laboral, y por otra, abrirá otra brecha  importante. La brecha tecnológica.

Otra inquietud me viene derivada del siguiente razonamiento:

No existe ninguna ley que diga que no es posible desarrollar una Inteligencia Artificial que supere a la del ser humano. 

Estimados lectores, esto último no da solo para un artículo, sino para un libro entero. Me conformaré con escribir otro artículo para desarrollar otra reflexión a este respecto. Hablaremos de las inteligencias: 1.0, 2.0 y 3.0 incluida su posibilidad de replicación y perdurabilidad.

La tecnología genera complejidad en las organizaciones, en la industria y en la sociedad. En definitiva, la tecnología nos aumenta la complejidad y la incertidumbre..!

Reflexionando sobre la Inteligencia Artificial, y el efecto que las tecnologías disruptivas ejercen en el entorno os dejo. Os espero próximamente!

Si te ha gustado lo que has leído compártelo en tus redes sociales, será de una gran ayuda. Si además quieres recibir las actualizaciones y otro material generado en Gestión Complejidad. Suscríbete al Blog!
 
Sobre LopdelPablo 28 Artículos
Mi nombre es Pablo López, soy consultor e ingeniero aeronáutico, mi vida profesional está dedicada al estudio, análisis y síntesis del complejo sistema de gestión de tráfico aéreo. En la actualidad ejerzo como inspector de aviación civil, así como formador y experto técnico evaluador de proyectos de I+D+i. Paralelamente, dedico mi tiempo a la conexión del cuerpo conceptual relativo a la visión sistémica y los sistemas complejos, con la gestión de la complejidad y su aplicación a las necesidades actuales en los diferentes ámbitos socio-técnicos.

Sé el primero en comentar

Me gustaría saber tu opinión. Deja un comentario