Ingenierías actuales, en el siglo XXI, ¿una ingeniería de futuro?

Si te ha gustado, compártelo...Share on LinkedIn0Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Email this to someone

Tres cuestiones sobre las que reflexionar y trabajar, para adaptar una empresa de ingeniería al nuevo entorno globalizado.

La empresa de ingeniería actual, se tiene que enfrentar a nuevos entornos en el siglo XXI y a nuevos retos. La innovación y el dinamismo actual de la sociedad y del mercado, hacen que la ingeniería clásica con sus actuales estructuras y productos, entre en riesgo de quedarse desfasada. Propuesta ¿hacia una ingeniería de los sistemas complejos?

Situando el contexto

A mediados del año pasado 2017, comencé una iniciativa de investigación personal, orientada a ver cual es el mapa en España sobre gestión de la complejidad: entorno académico e investigación, conocimiento y aplicación de conceptos y técnicas de las ciencias de la complejidad a los entornos profesionales, así como enfoques que desde los diversos ámbitos sectoriales se aplican para afrontar los retos diarios, consecuencia de la complejidad creciente en los entornos profesionales.

En el trabajo de campo, en el que todavía estoy inmerso, he realizado entrevistas a diversos perfiles profesionales, entre otros a Juan Lema, expresidente de AENA y el actual presidente de TECNIBERIA, la patronal de empresas de ingeniería, consultoría y servicios tecnológicos en España.

En el transcurso de la entrevista con Juan Lema, hablamos de algo que me pareció muy relevante. Las empresas de ingeniería, actualmente en España no están pasando por un buen momento. Sin necesidad de aludir a nuestra conversación, si miramos la “Memoria anual TECNIBERIA 2016″, podemos comprobar lo siguiente: en el año 2009 las empresas de ingeniería asociadas eran 306, y en el año 2017, las empresas de ingeniería asociadas a TECNIBERIA son 72.

Es verdad que muchas de estas empresas se pueden haber dado de baja por múltiples razones, pero me inclino a pensar que gran parte de ellas, quizás sea porque si no han desaparecido del mercado, probablemente sí del escenario.

¿Qué está pasando????

Un análisis

Cierto, ha habido una gran crisis económica que se ha llevado muchas cosas por delante. La ola gigante no discrimina y arrastra al árbol grande y al pequeño, pero… ¿sólo es eso, o deberíamos analizar con más detenimiento?

Bien, como ya venimos diciendo desde las páginas de este blog, estamos ya inmersos en un entorno globalizado, y al que los nuevos avances tecnológicos han impreso un cambio de funcionamiento, en lo que a muchos aspectos se refiere…

A mí me gusta decir, que no ha sido solo una crisis y que ésta a día de hoy está superada. Prefiero decir que, aunque es cierto, que en parte ha habido una componente de crisis económica, lo que estamos viviendo es otro modo de funcionamiento. El “mundo” ha cambiado..! este es otro viaje, necesitamos otro caballo, y nos tenemos que proveer con otras alforjas.

La empresa de ingeniería actual, ¿está preparada ante esto?, mi opinión, ovbiamente subjetiva, es que tiene un gran reto que afrontar.

Identificando riesgos

Hagamos una tormenta de ideas que ponga sobre la mesa una serie de cuestiones que nos lleve a identificar o no, posibles riesgos para lo que hoy en día se considera una empresa de ingeniería.

  • Entorno actual muy dinámico, todo evoluciona muy rápido.
  • Incremento de incertidumbre en varios horizontes temporales.
  • Incremento de complejidad en el entorno, así como en las demandas de producto.
  • Surgimiento de áreas emergentes de conocimiento. Pérdida de exclusividad en el mercado.
  • Estructuras rígidas en empresa de ingeniería.
  • Área de conocimiento muy estructurada y acotada, no se considera la porosidad en las fronteras entre áreas.
  • Producto clásico, procedimiento de “toda la vida”.
  • Actitud mental basada en educación muy compartimentada y rígida. La clásica frase de “Mente cuadriculada”.

Bien, habría más posibles cuestiones que poner, aunque creo que con esto es suficiente para nuestras reflexiones. En definiva, me inclino por tres aspectos sobre los que poner el foco de atención.

1.- Por una parte, está el entorno, o como dirían en mi pueblo “la realidad”, y la estructura de dichas organizaciones, como respuesta a las demandas del citado entorno.

2.- Las personas que componen una empresa de ingeniería: educación, formación, aptitudes y actitud.

3.- El producto de una empresa de ingeniería. Todo un reto pensar en la ingeniería de un sistema complejo y ofrecer un producto como tal.

Situación actual

Llegados hasta aquí, y en relación a la actitud y las personas que formamos este sector, me gustaría contar un dato anecdótico, que espero me sirva de argumento.

Muchos de mis colegas y compañeros de profesión declaran que no usan las redes sociales, no usan linkedin, bueno, ni esa red ni cualquier plataforma digiltal… tanto es así que a veces pienso que desde este Blog, predico para el desierto.

Esta actitud frente a las nuevas tecnologías no tiene porqué ser mala, ¿verdad?, de hecho creo que no lo es, pero admitamos que es un hecho relevante.

En definitiva, a día de hoy, existe un considerable porcentaje de ingenieros que todavía nos movemos en el mundo “analógico”. ¿Cómo nos permitimos ésto cuando el entorno actual ya está por la versión v4.0?

Tengo la impresión de que el sector de la ingeniería, al menos sus profesionales nos hemos anclado en un punto, y que la realidad avanza con otra velocidad y otros parámetros.

Por otra otra parte, la formación, cultura y cuerpo conceptual que alimenta las empresas de ingenieria. Es decir los programas formativos de la universidad, ¿están adecuados a la realidad actual? Me viene a la mente este otro artículo del blog: “2 Aspectos para afrontar problemas complejos“, en el que se habla de la segmentación en el enfoque de las diferentes disciplinas, su tratamiento de forma aislada, y la falta de enfoque global, así como aspectos que aborden la porosidad entre disciplinas.

Esta aparente falta de apertura, se debe ¿a actitudes rígidas?, ¿a nuestra educación?, ¿consecuencia de los procesos fuertemente estructurados en este sector?

En cualquier caso, un salto en positivo. Pensemos en los retos, y todo el trabajo por hacer!!!

Al inicio del artículo ya se mencionaron tres aspectos en los que poner el foco de atención. Los volvemos a traer aquí con el objeto de plantear propuestas que permitan abordar los retos y reducir los riesgos:

1.- La organización

Enfoques y productos. El entorno globalizado, y las nuevas tecnologías obligan a ofrecer otro tipo de respuestas. ¿Qué hacer?.

Antes de nada enlazo aquí “10 Major Engineering Challenges of the Next Decade“, publicado en Elsevier, la mayor editorial de literatura científica.

  • Análisis del entorno actual, e intentar estimar el posible entorno en un corto y medio plazo. ¿Cuál será el nicho de mercado para este escenario? ¿el mismo que el actual?. Interesante pregunta.
  • Nuevo enfoque del producto y/o servicios. Dos ejemplos:
    1. A día de hoy se contruye una tradicional carretera o red de carreteras, se termina y a pensar en la siguiente. ¿Alguien ha pensado en una red de carreteras inteligente?, es decir, ¿pensar en poner una red de sensores en el asfalto con los que ofrecer información al usuario sobre su eficiencia energética? Ejemplo de la empresa Libelium en Gran Bretaña, donde el objetivo era adecuar el gasto de sal a las nevadas.
    2. Actualmente se contruye una infraestructura, da igual su magintud o complejidad, como si fuese un elemento inerte o un péndulo simple. Esta infraestructura podría ser el aeropuerto de Berlín, con todos los problemas que está dando, ingentes sobrecostes y años de retraso en su apertura. ¿Porqué no pensar en un nuevo concepto “Infrasistema” como un sistema de infraestructuras? Este infrasistema, tendría un aspecto sociotécnico, y sería una estructura viva y adaptativa. En definitiva un sistema complejo.
  • Adaptación de la organización a esos nuevos productos y al nuevo entorno. Adopción de la digitalización.

2.- Personas: los ingenieros

La mente de un ingeniero, ¿estamos preparados los ingenieros? Ovbiamente sí, dirán muchos, la duda ofende..! No obstante en algún momento habrá que revisar las aptitudes a valorar para un futuro ingeniero. Como ejemplo, la flexibilidad, la capacidad de adaptación en el corto plazo, y el manejo positivo de la incertidumbre.

Por otra parte, los planes de estudios de las actuales carreras de ingeniería, ¿son adecuados para una ingeniería del siglo XXI? En mi opinión, se necesitan profesionales transdisciplinares, permeables a varias disciplinas, con mente global y flexible.

3.- Ingeniería de sistemas complejos

Una vez hemos hablado de la organización con una revisión de productos, y también hablado de las personas que tienen que enfocar e implementar esos mismos productos y/o servicios, nos falta hablar con qué métodos se lleva eso al mercado.

La ingeniería clásica ofrece una solución única, clara, acotada y con una especificación de requisitos muy definida y adaptada a la respuesta o solución que se pretende dar.

No obstante, propongo que a la hora de realizar ingeniería, se valore un salto de abstracción para lo que sería una ingeniería de los sistemas complejos. Es decir, trabajar no solamente sobre una solución, si no sobre un espacio de soluciones, que permitan abordar la complejidad creciente con una capacidad de respuesta flexible a todas las posibilidades, o al menos a un amplio abanico.

Este área, todavía está en investigación, pero ya hay avances, al menos en estudios teóricos sobre productos de ingeniería basados en estos principios de complejidad. Má adelante, en próximos artículos entraremos de lleno en este aspecto de la ingeniería, novedoso, no ya por sus principios, si no por sus implicaciones en los que sería el sector de la ingeniería…!

Concluyo y termino.

El “mundo” ha cambiado..! este es otro viaje, necesitamos otro caballo, y nos tenemos que proveer con otras alforjas

La creciente complejidad que se viene observando en muchos apectos de nuestra sociedad, parece que también ha llegado a las empresas de ingeniería. Una adaptación de sus enfoques, estructuras, productos y procesos será crucial para estas empresas, de cara a sobrevivir al entorno dinámico y evolutivo en el que actualmente nos encontramos.

Reflexionando sobre una Ingeniería Compleja y el papel de la empresa de ingeniería en este siglo XXI os dejo. Os espero próximamente!

Si te ha gustado lo que has leído compártelo en tus redes sociales, será de una gran ayuda. Si además quieres recibir las actualizaciones y otro material generado en Gestión Complejidad. Suscríbete al Blog!

 

 
Sobre LopdelPablo 27 Artículos
Mi nombre es Pablo López, soy consultor e ingeniero aeronáutico, mi vida profesional está dedicada al estudio, análisis y síntesis del complejo sistema de gestión de tráfico aéreo. En la actualidad ejerzo como inspector de aviación civil, así como formador y experto técnico evaluador de proyectos de I+D+i. Paralelamente, dedico mi tiempo a la conexión del cuerpo conceptual relativo a la visión sistémica y los sistemas complejos, con la gestión de la complejidad y su aplicación a las necesidades actuales en los diferentes ámbitos socio-técnicos.

Sé el primero en comentar

Me gustaría saber tu opinión. Deja un comentario