Revolución tecnológica, es ¿una gran estafa o es el “Efecto Mateo”?

Si te ha gustado, compártelo...Share on Facebook46Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn12Email this to someone

Con los efectos de las revoluciones tecnológicas no llueve a gusto de todos. En este mundo complejo la lluvia no es homogénea.

Introduciendo la idea.

A primeros de Enero de este año 2017, se publicó un artículo en la revista PAPEL, del diário EL MUNDO. El artículo en cuestión se titula “La gran estafa de la revolución tecnológica“.

Quisiera utilizar la referencia a este artículo como punto de partida para establecer una reflexión a este respecto. ¿La revolución tecnológica es una estafa?. Bien, como siempre que nos hacemos ciertas preguntas en este blog, y como ya venimos contestando desde una perspectiva sistémica, diremos que ¡depende!.

Con el permiso de los autores, voy a hacer un extracto del citado artículo:

Móviles, robótica, internet… Creíamos que la revolución tecnológica dispararía la economía. Cada vez más expertos sostienen lo contrario.

Apenas crea empleo, no aumenta la productividad y sólo da dinero a un puñado de elegidos. Hasta Obama duda. ¿Ha muerto la utopía digital?

En mi opinión, no creo sea una estafa, quizás lo que deberíamos hacer es contextualizar los efectos que la, o las revoluciones tecnológicas tienen generalemente en la sociedad, concretamente en nuestro complejo mundo del siglo XXI.

En este artículo hablaremos del papel que la tecnología tiene en el desarrollo de las sociedades, y cómo se proyecta sobre las mismas sus consecuencias. Hablaremos del entorno complejo que vivimos, y reflexionaremos sobre las redes complejas libres de escala, quizás como una forma de articulación de los efectos de la tecnología en este mundo actual.

Tecnología y sociedad

Desde los inicios de la tecnología, pongamos un hito histórico, por ejemplo finales del siglo XVIII con la primera revolución industrial, siempre se ha pensado que la tecnología nos iba a sacar a la sociedad del letargo y nos iba a proporcionar infinitas posibilidades y riquezas.

No es descabellado pensar eso, el ser humano, una de las mejoras cosas que sabemos hacer, es dejar volar nuestra imaginación, (para ello no tenemos límites). Aunque dicho todo esto, en parte, así ha sido!

Partiendo de la fecha anterior, finales del siglo XVII, y hasta más o menos, mitad del siglo XX, se han desarrollado varias revoluciones industriales y el inicio de una revolución tecnológica. Referencia de ello hago en este articulo pasado de este blog que os recomiendo leer: Porqué debes conocer el Paradigma de la Complejidad I: Razones.

Estas revoluciones llevan asociadas una serie de avances científicos y tecnológicos que han influido de forma decisiva en el desarrollo de la actual civilización. La sociedad en su conjunto se ha visto beneficiada por el efecto de estos avances, y este beneficio ha “llovido” en mayor o menor medida en todos sus estratos.

Beneficio de la tecnología en el desarrollo del ser humano

Entendamos los avances tecnológico no solo los debidos a la sociedad digital, si no también haciendo extensión a cualquier ingenio o dispositivo que proyecte el alcance de los individuos.

Dicho esto, el efecto de los primeros avances tecnológicos sobre la sociedad y el ser humano, es indudable que términos absolutos ha sido un efecto positivo ya que en general, entre otros ha permitido:

Además de los efectos que acabamos de enumerar, con lecturas que los justifican,  hace tiempo que escribí otro artículo en este blog. En él reflexionamos sobre los efectos que la tecnología tiene sobre la complejidad y viceversa, “Globalización, conectividad, información: Complejidad Tecnológica I”, artículo que recomiendo leer.

A la luz de todos estos efectos surge el Utopismo Tecnológico o Tecno Optimismo. Esto se refiere a cualquier ideología basada en la creencia de que los avances en ciencia y tecnología conducirán a una utopía. Es decir, que la tecnología nos llevará a un incremento de nuestro bienestar de forma paralela al desarrollo de la misma.

Llegados aquí, no es difícil admitir que todo lo expuesto anteriormente ha llevado a que la sociedad en su conjunto se haya desarrollado de forma exponencial en los últimos dos siglos. Eso es cierto, no obstante, estos efectos indiscutibles sobre el ser humano y a priori positivos, también inducen como veíamos en mi anterior artículo, “Globalización, conectividad, información: Complejidad Tecnológica I”, una complejidad creciente sobre el entorno y la sociedad.

Ahora bien, si volvemos al inicio de este artículo, la revolución tecnológica que estamos viviendo actualmente en el siglo XXI, ¿es una gran estafa?

En esta actualidad, la tecnología no hace que llueva para todos. La tecnología acelera, eso sí, pero no a todos por igual. ¿Porqué esto es así?, ¿qué está pasando?

Surgen dudas de los efectos positivos de la tecnología

Aparte de lo que cualquiera de nosotros mínimamente informado puede ver sobre lo que está sucediendo a nuestro alrededor, ya hay autores que empiezan a cuestionar el papel que en la actualidad está jugando la tecnología, en el desarrollo de las sociedades actuales.

Robert J. Gordon es profesor de ciencias sociales en Northwestern University. Sus libros incluyen el crecimiento de la productividad, la inflación y el desempleo y la macroeconomía.

Un libro de Gordon en el que se cuestiona esto último es: The Rise and Fall of American Growth: The U.S. Standard of Living since the Civil War.

Gordon habla al respecto de la sociedad norteamericana, expone que en el siglo después de la Guerra Civil, una revolución económica basada en los avances tecnológicos mejoró el nivel de vida estadounidense de formas previamente inimaginables. Iluminación eléctrica, vehículos de motor, viajes por avión, así como la televisión transformaron la vida diaria.

Por otro lado en este ensayo se plantea si ha llegado a su fin esa era de crecimiento sin precedentes. La subida y la caída del crecimiento americano desafía la visión de que el crecimiento económico continuará sin cesar. Gordon intenta demostrar que los efectos de las innovaciones que cambiaron la vida entre 1870 y 1970 no puede repetirse con los efecto de la actual revolución tecnológica.

Dos cuestiones para explicarlo:

Bien, no pasemos del Tecno Optimismo al Tecno Pesimismo. Reflexionemos, y hagamos como en el eslogan de este blog “La solución pasa por una adecuada comprensión”.

Se me ocurre hacer un planteamiento con dos cuestiones:

1.- En el mundo complejo las relaciones no son lineales.

Ya hemos visto que los avances tecnológicos aceleran la evolución de la sociedad hasta tal punto que la hacen compleja. Los efectos de dichos avances dejan de ser lineales, ahora se funciona de otro modo. En consecuencia un avance ya no tiene por qué hacer que “llueva uniformemente” para todos.

2.- Redes complejas libres de escala.

Dentro de las ciencias de la complejidad, las redes complejas son una forma de estudiar la complejidad basándose en el análisis de los “grafos” que surgen de las conexiones entre todos los elementos del sistema. La redes complejas libres de escala son características porque algunos de sus nodos están altamente conectados mientras que la gran mayoría carecen de un nivel de conexión elevado.

Haciendo simplificación:

  • Unos pocos –> Mucho.
  • La gran mayoría –> Poco.

Efecto Mateo

Sin ánimo de meterme en temas religiosos, pero el versículo 13 del capítulo 19 del Evangelio atribuido a San Mateo reza así :

“porque a cualquiera que tiene, le será dado, y tendrá más; pero al que no tiene, aún lo que tiene le será quitado”.

El efecto Mateo, el primero que habló de este efecto fue el sociólogo Robert K. Merton. Se refería a la sociología, concretamente a la sociología de la ciencia, decía que los investigadores científicos eminentes cosechan aplausos mucho mayores, que otros investigadores, menos conocidos, por contribuciones equivalentes.

En economía se suele decir que el dinero llama al dinero, y por otro lado se dice que a perro flaco todo son pulgas.

Es muy interesante el mecanismo que la Redes Complejas libres de escala juegan dentro de nuestro mundo complejo. No obstante, ese será el tema central de una segunda parte de este artículo.

De momento, decir que dichas redes se desarrollan y evolucionan en entornos complejos con pocas  restricciones, y que en mi opinión con esto podríamos apuntar a una explicación a las cada vez más desigualdades en un mundo en el que debería ser al contrario según nuestro razonamiento intuitivo.

El comportamiento No Lineal es lo que tiene, los efectos a los estímulos no son tan intuitivos como en otros procesos.

Concluyo a acabo

Hemos empezado el artículo con el argumento de que los efectos de la tecnología, inicialmente aceleran el desarrollo socioeconómico de las sociedades en su conjunto, tanto a nivel global, como a nivel individual.

Posteriormente, con el aumento de la tecnología, la sociedad adquiere complejidad, y en base a ésta misma, comienza a tener comportamientos diferentes a los esperados. El efecto Mateo, al respecto del desarrollo de las sociedades y los individuos podría ser una explicación plausible sobre las actuales y contrastadas desigualdades que observamos hoy en día: “Expertos constatan el aumento de la desigualdad en países ricos”.

En el mundo complejo y actual del siglo XXI, en mi opinión, la tecnología ya  no es un factor nivelador entre individuos ni sociedades, es un acelerador y potenciador del “Efecto Mateo”.  

Reflexionando sobre el Efecto Mateo y las Redes Complejas os dejo. Os espero próximamente!

Si te ha gustado lo que has leído compártelo en tus redes sociales, será de una gran ayuda. Si además quieres recibir las actualizaciones y otro material generado en Gestión Complejidad. Suscríbete al Blog!

 
Sobre LopdelPablo 22 Artículos
Mi nombre es Pablo López, soy consultor e ingeniero aeronáutico, mi vida profesional está dedicada al estudio, análisis y síntesis del complejo sistema de gestión de tráfico aéreo. En la actualidad ejerzo como inspector de aviación civil, así como formador y experto técnico evaluador de proyectos de I+D+i. Paralelamente, dedico mi tiempo a la conexión del cuerpo conceptual relativo a la visión sistémica y los sistemas complejos, con la gestión de la complejidad y su aplicación a las necesidades actuales en los diferentes ámbitos socio-técnicos.

Sé el primero en comentar

Me gustaría saber tu opinión. Deja un comentario